2017 / 10 junio

De vuelta


De vuelta, con el primer paso, saca tus llaves. Pueden quedar varios ratitos hasta llegar, pero el metal ha de tocar tu mano, el metal te acerca, siente el peso de esos llaveros que significan tanto o que realmente no significan nada. Juega con ellos, muévelos entre tus dedos, forward and backwards, pierde el hilo de tus pensamientos entre el incómodo ruido, y diviértete hasta que se te caigan al suelo y alguien te pida que pares.

Sigue, apriétalas fuerte, que el calor moje tus manos, apriétalas muy muy fuerte, recuerda los grandes momentos de tu hogar y sonríe, ya que, por no desgracia todo cambia. Ya estás en frente, úsalas, abre tu mundo, tu coraza, tu vida, tu estómago, tus recuerdos, tus miedos, tu tranquilidad, tu felicidad, abre tu puta cabeza.

Cuanto más lejos de casa te sientas, mantén más cerca tus llaves, es una maravillosa forma de recordar que en algún lugar te están esperando.

No comments so far.

LEAVE YOUR COMMENT