2017 / 22 abril

Bayonetta. No es cuestión de jugar, sino de conectar.


Llevo semanas sin escribir. Por un lado, ha sido la falta de motivación, y por otro lado, las ganas de hablar sobre algún videojuego que de verdad me hubiese hecho encender las ganas , pero ayer encontré a Bayonetta y despertó en mí las ganas y varios recuerdos a los que tengo mucho cariño. Así que, hoy quiero escribir un poco acerca de este maravilloso juego de acción, y de como podemos llegar a valorar un videojuego como bueno o malo en función de si conectan o no con tu vida y todos tus recuerdos.

Bayonetta es un juego de acción, enmarcado dentro del género del hack and slash, tras está propiedad intelectual encontramos a Sega, al estudio japonés de Platinum Games y a uno de los creativos japoneses que más ha aportado a este género dentro de los videojuego, Hideki Kamiya, creador de la saga Devil May Cry, de la cual tengo mucho que relacionar con la obra que me gustaría tratar hoy.

Bayonetta es una genuina bruja, que derrocha estilo, personalidad y sobre todo disparos y patadas. Una propuesta muy original, que combina una jugabilidad perfecta con geniales animaciones e ideas locas, como las de una bruja que reparte estopa a base de pistolas en sus manos y en sus tacones, una bruja capaz de invocar criaturas gigantescas hechas con su propio cabello que al mismo tiempo hacen de su vestido, si lo sé, es la hostia de raro, pero Japón no pone barreras a la hora de imaginar e inventar personajes únicos. Y todo ello, para acabar con un ejercito de monstruos que en esta ocasión son ángeles, sí ángeles del cielo, los ángeles del cielo más feos y horripilantes que jamás verás.

Llevo muy poco jugado, pero no he necesitado más para reconocer el sello de Kamiya y sobre todo para recordar Devil May Cry, para recordar esos días en los que yo era demasiado pequeño para enfrentarme a los videojuegos con tintes demoníacos solo, pero tenía a mi mejor compañero de aventuras. Padre y yo juntos ante todos los demonios del mundo, eso sí son recuerdos.

Todo el cine que vemos, la música que escuchamos, los libros, los viajes, la comida, los videojuegos, todo, está unido a los momentos que vivimos junto a esos productos, y así es como creamos recuerdos y así es como valoramos muchas de las cosas que nos rodean. Bayonetta es un gran videojuego, pero no solo me está gustando por ser divertido y muy bueno en términos de estética, jugabilidad e imaginación, sino porqué me recuerda a ese estilo de videojuegos que compartía con mi padre cuando era pequeño y las acaloradas noches de verano pasando miedo y riéndonos juntos.

Generad recuerdos positivos alrededor de las cosas, y guardadlas, para que ese recuerdo viva siempre. Y como siempre, disfrutad de los videojuegos, gracias.

No comments so far.

LEAVE YOUR COMMENT