2017 / 22 enero

Inside, inside me.


Hoy en día nada cumple una única función. La comida ya no solo nos alimenta, ahora nos seduce, es un arte que nos llena de placer. La ropa no nos viste, nos da un estilo, una personalidad, una determinada «posición» respecto a los demás. Y así la mayoría de actos cotidianos en esta sociedad occidental, han adquirido un valor extra, una segunda lectura a la que los videojuegos tampoco escapan. Los videojuegos no solo nos entretienen, hoy en día cumplen una segunda función muy importante, y que en mí opinión hace que este medio haya evolucionado a una forma mucho más madura, los videojuegos nos hacen pensar.

Y quizás este papel de los videojuegos como fuente de reflexión se lo debamos en gran parte a la industria independiente, que ha sido capaz de traer historias más adultas y ha sido la que se ha atrevido a hablar de temas más comprometidos como la muerte, la responsabilidad, la soledad, la tristeza, el sexo o la locura. Así que hoy, quiero hablar de uno de los últimos juegos a los que me he enfrentado y que ha hecho que me explote la cabeza, no por su historia en sí (que sí es capaz de hacer que tu mente), si no, por el cómo actúa tu mente mientras estas jugando, como tu cerebro va elucubrando teorías que justifiquen los porqués que se te plantean en este viaje de izquierda a derecha que se llama, Inside.

Inside es el último trabajo del estudio independiente danés Playdead, a algunos os pueden sonar por ser los creadores de Limbo, un titulo del que me gustaría hablar brevemente antes de contaros algunas de cosas de Inside. En Limbo, (un videojuego que dejo a todos maravillados y que recomiendo a todo el mundo disponible tanto en PC, Xbox, Playstation como en dispositivos Android e IOS) controlamos a un niño cuya misión es dar con su hermana, que a base de pequeños puzzles y algún que otro nivel de plataformeo avanzará para cumplir su objetivo, y gracias a esta obra, Playdead logró consagrarse como un estudio que tenía mucho que ofrecer a esta industria y así lo han demostrado años después con la llegada de Inside, algo más que una simple evolución del planteamiento de Limbo.

Hablemos ahora de

¿Qué historia vamos encontrar en Inside? De nuevo, encontraremos a un niño, no sabemos porque los daneses tienen esta fijación con la figura del niño, pero controlaremos de nuevo a un chico que huye. Una huida en la que encontraremos diferentes escenas que empezarán a estimular a nuestro cerebro y que harán que los signos de interrogación aniden en nuestra cabeza: ¿quiénes son esos enmascarados? ¿por qué raptan personas? ¿para qué son esas celdas? ¿por qué hay seres que parecen no tener alma, y vagan como zombies? demasiados interrogantes que unidos a una atmósfera tétrica, terrorífica, y opresora harán que nuestras pulsaciones suban descaradamente en ciertas ocasiones. Y sobretodo, un final que sin exagerar es increíble y te va hacer reflexionar muchísimo, de verdad, juego muchísimas historias todos los años, pero el final de este videojuego me ha roto los esquemas, y hacía mucho tiempo que un juego no lo hacía.

¿Qué hay de la jugabilidad? De nuevo encontramos un mix entre mecánicas de puzzles y plataformas, y en esta ocasión os digo que son puzzles sencillos y que no os harán tiraros de los pelos ni os frustrarán, porque os voy a confesar algo, soy penoso resolviendo puzzles en los videojuegos y este particular me ha sido muy gratificante superar todos los entramados hasta llegar al final, así que, totalmente recomendable por su jugabilidad.

Un estilo visual y sonoro único.  Sencillo pero potente. La dirección de arte en Inside está cuidada al milímetro, y refleja un mundo oscuro en el que el poco color que encontramos corre a cargo de nuestro suéter rojo. El uso de grises, blancos y negros es espectacular y más espectacular aun son los detalles gráficos que nos deja este Inside, como el potente uso de las iluminaciones isométricas, partículas de polvo, la calidad de efectos de lluvia y agua y sobretodo el sonido. Los efectos sonoros de los pasos que escuchamos, el eco que se produce en la mayoría de escenarios y que nos traslada esa sensación de vacío y soledad, incluso el maravilloso efecto de los latidos del corazón que podemos escuchar en momentos de máxima tensión (sí jugamos con auriculares, este tipo de detalles son apreciables y completan mucho más la experiencia).

¿Vale la pena? Inside vale mucho la pena porque plantea una trama muy interesante y lo mejor es que no nos ayuda a resolverla del todo, si no que somos nosotros los que tenemos que llenar esos vacíos de la trama con nuestras sensaciones y nuestras posibles teorías sobre lo que pasa. Es un juego muy corto y que quizás a muchos os cueste pagar sus 20€, yo os diría que sí queréis ser legales acudáis a páginas con descuentos o aprovechéis alguna temporada de rebajas y sí queréis haceros con el de forma ilegal, eso ya es otro asunto. Aun así, me ha parecido una experiencia tan gratificante a nivel emocional y mental que recomendaría que incluso aquellos que no soléis jugar vierais esta aventura en Youtube como si de una serie de Netflix se tratase, de verdad, hacía mucho que un videojuego no me impactaba de esta forma.

Así pues, para concluir os dejo su trailer de lanzamiento y os recomiendo que intentéis ver algunos de los títulos de videojuegos que traigo porque no son simples obras de entretenimiento, son obras artísticas que están al nivel de grandes tramas en películas, series o novelas y que sin duda os ayudaran a desarralloraros a nivel crítico, cultural e inteligente. Els videojocs están aquí para quedarse, superarse y demostrar que son uno de los medios más poderosos para desarrollar ideas, gracias a los que os pasáis todas las semanas a descubrir cosas sobre este mundillo, hasta la semana que viene!

No comments so far.

LEAVE YOUR COMMENT